Albiste hau Euskera hizkuntzan irakur dezakezu

La demanda contra la doctrina 197/2006 ha teñido y ocupado por completo el Boulevard de Donostia tras la disputa de la segunda jornada de la Bandera de La Concha. Posteriormente, Herrira ha abierto su espacio propio en la Plaza de la Trinidad, con un ambiente excepcional.

Las traineras han peleado en y contra la mar en la jornada de hoy en Donostia. Un trabajo en equipo donde la importancia de todos los remeros y remeras, dando lo máximo de sus posibilidades, camino del objetivo. Se han vaciado, apoyados en el infinito apoyo que llegaba desde un muelle multicolor. La metáfora del remo es más que acertada a la hora de escenificar el reto con que contamos en Euskal Herria para lograr las ansiadas resolución y paz.

Y es que el trabajo en equipo, el esfuerzo compartido y la implicación ciudadana serán imprescindibles para terminar con la política penitenciaria vigente. Estamos la espera de la sentencia definitiva del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en el caso de Inés del Río y la doctrina 197/2006, sin embargo, consideramos que por encima del dictamen que pueda emitir Estrasburgo, las llaves del fin de la política penitenciaria también están en manos de la sociedad. Las y los ciudadanos debemos de ser fundamentales, ya que nuestra actuación será vital para cambiar las cosas. Entre todos y todas, apoyándonos, generando empatías, respondiendo a nuevas preguntas con nuevas respuestas… lo vamos a conseguir!

La sociedad en su conjunto ha de ser la gran protagonista de la marea que supere la vulneración de derechos actual y nos enfile con determinación hacia una victoria colectiva: El fin de las medidas de excepción, el cambio total de la política penitenciaria, el respeto a todos los derechos humanos y la construcción definitiva de la solución y la paz.

No es admisible que en 2013 y en el marco de la Unión Europea se den situaciones como la de los presos y presas que tienen aplicada la doctrina 197/2006, violando incluso el convenio continental de los derechos humanos, la dispersión siga provocando accidentes o se produzcan situaciones tan injustas, indignantes y crueles como la vivida por Pablo Gorostiaga y su familia.

Los Gobiernos de España y Francia, además de mantener una cerrazón evidente, han optado por mantener en vigor unas medidas de excepción que vulneran los derechos humanos de forma evidente y generan consecuencias irreparables. Algo que choca frontalmente con los deseos de paz de la inmensa mayoría de la sociedad vasca. No obstante, es posible cambiar esta situación. Un vuelco que no va a venir del cieno, sino de la fuerza acumulada, la ilusión y el trabajo decidido que se articule desde las diferentes capas y sectores de la sociedad vasca.

Es imprescindible crear una gran ola que empape todos los ámbitos de la vida social del país. Es imprescindible crear una gran ola social que inunde todos los ámbitos de la vida social, La sociedad vasca en su conjunto, con personas de todas las sensibilidades, cuenta con un gran reto colectivo: Acabar con medidas como la doctrina 197/2006. Así las cosas, vamos a agarrar todos y todas el remo y sumar voluntades en favor de la resolución y la paz. Vamos a tener que entrenar mucho, realizar un sinfín de pruebas y por el camino debemos de sumar cada vez más compañeros y compañeras de viaje. Y, sobre todo, vamos a creer en nuestras fuerzas y capacidad.

 Por ello, hoy, desde Donostia, hacemos un invitación a tomar parte en el acto que Herrira ha convocado el próximo día 14 en el Anaitasuna de Iruñea. Y es que la sociedad vasca tiene que escribir su propia historia, de su puño y letra, siendo ese precisamente el espíritu de iniciativas como Herritarron Epaia. No hablamos de ningún sueño, estamos lejos de quimeras y no creemos en imposibles. Lo tenemos muy claro, con nosotros y nosotras, con todos y todas, entre todos y todas, es perfectamente posible. Sí se puede… y lo vamos a conseguir!